Winter song

blanca calma

blanca

manta en do sostenido

sobre el paisaje

un bosque de fanfarrias azules y marrones

en sordina

la obertura inconclusa del amanecer

despereza lánguidamente a los amantes

promiscuidad de las ventanas

y los pájaros

en cordeles de niebla de rocío

van elevando el sol

el invierno frasea su canción

y los canillitas hacen el coro.

Carlos Aprea, 1981

el caminante y el recuerdo

¡Oh soleados campos marginales!,

colores que llenan mis ojos,

tristeza en todos los destellos de la luz del sol,

tristeza en todos los destellos de tus ojos

que en silencio esperan,

¡Oh soleados campos marginales!

viento que juega el verde,

viento que esparce cantos susurrantes,

cómo nos cubre,

cómo nos colma de perfumes y sonidos vivos,

¡Oh soleados campos marginales!

se apartarán de nuevo los pastos del camino,

y mis zapatos llevarán su rastro,

latidos que se reconocen volverán a ser,

¡Nunca cambiará la estrella de tu vientre!,

ni los soleados campos marginales

que me acercan a ti.

Carlos Aprea, 1975

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s