el lugar de alguien que mira la ciudad desde la altura

como quien no reconoce ser un desconocido

mira y no ve

a nada ni a nadie

mira y se va

con la bandada que huye por el horizonte

·

el lugar de alguien que escribe una carta de despedida

con las últimas lágrimas

confesándolo todo

y no consigue

recordar el destinatario

·

el lugar de alguien con una tiza en la mano

y un fuerte dolor de estómago

sola

frente a un pizarrón

dibuja un gran signo de pregunta

y espera ver una respuesta

en los ojos que la miran

·

el lugar de alguien que sale a transitar la vida

sabiendo

que tiene todas las de perder

y pierde,

el lugar de quienes acompañan a alguien

sabiendo

que tiene todas las de perder

y pierden,

y aún perdiendo

encuentran

que valió la pena

·

el lugar de alguien que escribió una mensaje

y lo colocó en una botella

una mensaje con todos los detalles

de su vida de náufrago

un mensaje con todos los fulgores

con todas las miserias y las resurrecciones

de su vida de náufrago

y espera a un mar

en medio del desierto

·

en el lugar de quien no sabe cómo

no sabe dónde

ni cuál

es su lugar

y mientras tanto

anda usurpando

lugares prestados

·

el lugar de alguien que mira otros lugares

como tratando de encontrar

donde dejar la carga que lo abruma

y ve que en todos los lugares

hay otros que lo miran

con cargas similares

·

el lugar de quien espera el desenlace

mientras lo escucha divagar

violentarse

mezclar retazos de recuerdos

nadar entre los agujeros de la memoria

y solo atina a tomarle una mano

calladamente

y maldecir …Alzheimer… Alzheimer

·

el lugar de quien dibuja un círculo

alrededor de si,

y dice:

“aquí soy libre”

y cada vez que sus obligaciones

se lo permiten,

se interna en él como en otro mundo,

el lugar de quien comienza a traficar

de un mundo al otro,

a pasar todo aquello que merezca ser salvado,

hasta que el círculo desborda

y un buen día, desaparece sin dejar rastros

el lugar de quien intenta trazar

un nuevo círculo alrededor de sí,

sin poder olvidar el círculo perdido,

y comienza a sentirse prisionero

y no lo puede cerrar

no lo puede cerrar

no lo puede cerrar

·

el lugar de la pequeña lluvia

el pequeño llanto

conque alguien se lava

y lava

el olor pegajoso

que le quedó en el cuerpo

·

el lugar de quien escucha risas

el la casa vecina,

y sin saber porqué

derrama lágrimas y lágrimas

frente a un espejo

·

el lugar del corredor de fondo

que escucha metro a metro

los latidos de su corazón

y apura el paso

para dejar atrás el temor que lo habita

·

el lugar vacío

que parece esperar a su habitante

el lugar vacío

que parece extrañar a su habitante

y el lugar común

en donde fuman

alguien que espera una llagada

alguien que espera una partida

·

el lugar donde hubo voces,

risas, llantos,

el lugar donde el silencio

de una ausencia

lo ha invadido todo

y ha hecho del lugar

una imagen

de la ausencia

·

el lugar donde alguien espera

reencontrarse con alguien

y a medida que espera

se reencuentra a si mismo

·

el lugar en donde florece la alegría

de quien celebra a su amor

como un jardín inagotable

y hace de todos los lugares

un jardín

Carlos Aprea  (1991/1997)

Anuncios